Cohorte CohRTA

Portada » Cohorte CohRTA

 ¿Qué es CohRTA?

 

La Red de Trastornos Adictivos (RTA) es una estructura estable de investigación cuyo objetivo es promover las sinergias entre investigadores de distintos equipos del país para desarrollar investigaciones de forma cooperativa. La RTA está financiada por el Instituto de Salud Carlos III (Ministerio de Economía y Competitividad).

La RTA está conformada por distintos programas de trabajo, entre ellos, el Programa Alcohol. Este Programa ha creado la cohorte multicéntrica CohRTA, una estructura científica en la que se recoge información a lo largo del tiempo de pacientes con trastorno por uso de alcohol que solicitan por primera vez tratamiento.

Un estudio de cohorte es un tipo de investigación en la que se recoge información de personas que comparten una determinada característica a lo largo del tiempo.

En el caso de la cohorte CohRTA, los participantes son pacientes con trastorno por uso de alcohol que solicitan tratamiento por primera vez.

Este tipo de estudios se desarrollan en el ámbito de la Epidemiología y sirven para analizar la evolución y el impacto del consumo en la salud de los pacientes a largo plazo.

¿Para qué sirve CohRTA?

 

El objetivo de la Cohorte CohRTA es recoger información que permita mejorar el diagnóstico precoz y la prevención temprana de las enfermedades asociadas al abuso de alcohol. Además, la Cohorte CohRTA tiene los siguientes objetivos:

  •  Describir las características clínicas, biológicas y socioeconómicas de los pacientes de la Cohorte CohRTA.
  • Identificar alteraciones bioquímicas, inmunológicas y psiquiátricas asociadas al consumo de alcohol.
  • Analizar las principales complicaciones médicas asociadas con el abuso de alcohol.
  • Describir el acceso a los servicios de salud de personas que solicitan por primera vez el tratamiento para el trastorno por uso de alcohol.
  • Establecer si existen diferencias entre hombres y mujeres en los marcadores biológicos de alcoholismo, en la aparición de otras enfermedades y en la supervivencia de los pacientes en el largo plazo.
  • Evaluar la efectividad de los tratamientos para el trastorno por uso de alcohol disponibles. El éxito de los tratamientos se evalúa en función de la tasa de abstinencia, la aparición de otras enfermedades (psiquiátricas y físicas), la ocurrencia de accidentes y el consumo de otras sustancias.